Marcha por la paz: una pizca de rebeldía y mucha esperanza

Marcha por la paz: una pizca de rebeldía y mucha esperanza




por Virginia Matos – Una multitudinaria marcha en el centro de Porto Alegre encabezada por el Movimiento de los Tambores por la Paz marcó la apertura del V Foro Social Mundial, que congrega más de 120 mil almas en la ciudad “gaúcha”.

La diversidad de pueblos, culturas e ideologías fue el tono dominante de esta impresionante concentración que se congregó en el centro de la ciudad, en la plaza frente al viejo mercado público. En diferentes lugares se realizaron concentraciones que luego convergieron en una gran marcha.





Los cánticos, las banderas y los carteles hacían blanco contra los más diversos objetivos: desde el FMI hasta las medidas recientes del gobierno Lula, desde Bush hasta la situación de la Amazonia; los idiomas iban del portugués al inglés, del árabe al castellano. En la marcha del foro no faltó el baile ni la música, tampoco las representaciones artísticas y los rituales. Una especial nota de color la dieron los australianos del grupo Snuff Puppets con sus muñecos gigantes. En memoria y solidaridad con las víctimas del tsunami en Asia, la masa humana guardó un minuto de silencio.
Cientos de participantes de los más diversos rincones del mundo depositaron en un escenario del FSM los más diversos objetos: piedras, libros, banderas y otros cosas personales que ofrendaron como símbolos de la diversidad del proceso del foro

En la gente se palpaba rebeldía, pero también fraternidad, solidaridad, y por encima de todo la esperanza de que realmente otro mundo es posible. Teresa, una veterana de Mendoza (Argentina) que representa a la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos de San Rafael, definió como “muy potente” lo que se vive en este encuentro mundial. “Las concreciones van siempre detrás de las utopías, tiene que existir la utopía para que exista la posibilidad de que se concrete; si no, San Martín no habría liberado Chile ni Perú ni habría peleado contra la Corona, y tampoco Bolívar hubiera soñado con lo que soñó”, dijo, en relación a la puesta en práctica de las reivindicaciones y propuestas que surgen de este inmenso laboratorio de ideas.





Un grupo de jóvenes mujeres venezolanas, que representan a la Universidad Bolivariana de Venezuela -un proyecto del presidente Hugo Chávez que procura llevar la educación superior a todos los estados venezolanos- considera que el FSM es un movimiento creador y potenciador de la conciencia popular “de que no estamos solos y que nos podemos unir para luchar contra el imperialismo y ser cooperativos entre nuestros países en pos de una América unida”. Definieron como de “alegría total” el sentimiento que las dominaba. Pablo, un uruguayo del departamento de jóvenes de la central sindical PIT-CNT comentó que “sin lugar a dudas este foro tiene mayor organización e infraestructura que otros anteriores, y estamos con toda la energía y las ganas de siempre”.

Para Pablo el foro se presta para todo: “hay gente que viene a trasladar sus ideas, otros que vienen a conocer si están solos en el mundo con sus ideas, otros más prefieren venir al foro a hacer turismo, y algunos vienen a vivir el Woodstock del nuevo milenio”. Este uruguayo considera que el del foro es un espacio que permite todo: la expresión, la coordinación, el trabajo y también el logro de acciones concretas que permitan ese cambio que se plantea y que se ha concretado en cientos de cosas. Los cambios políticos a nivel regional son parte de eso, pero también se da en el ámbito de las organizaciones: cada vez hay más y más diversidades en el aspecto cultural”.

Para María Grazia, italiana funcionaria de la municipalidad de la comuna de Roma, este evento es muy importante, dada la participación de tanta gente proveniente de los más diversos lugares. En su opinión, los ingredientes más interesantes de este movimiento son “la confrontación de ideas, la acción y la manifestación de la gente contra quienes hacen a este mundo tan desigual”. “Por eso es importante la promoción de la equidad”, agregó. Esta militante de mediana edad considera que a nivel de los talleres que se realizan en el foro es posible decidir acciones específicas para resolver problemas concretos: “Es importante que la gente trabaje junta para decidir que tipo de acciones desea implementar” concluye esta italiana que participa en el FSM por segunda vez.

La marcha se desarrolló con total normalidad, y la convocatoria estuvo centrada en un llamado a la paz. Una demanda más que necesaria en los momentos actuales, y que la propia diversidad de los caminantes demuestra que es posible.

V. Matos es periodista y colabora en la cobertura del Foro Social Mundial con D3E (Desarrollo, Economía, Ecología, Equidad – América Latina). Fotografías de Paola Visca. Publicado en La Insignia el 27 de enero 2005.