Los números y los paisajes del Foro

por Eduardo Gudynas – El quinto Foro Social Mundial está en marcha. Los números son apabullantes: alrededor de ciento cincuenta mil participantes están presentes en el foro, provenientes de al menos 122 países, que han ocupado todas las habitaciones disponibles de todos los hoteles de la zona metropolitana de Porto Alegre, y que terminarán dejando unos 10 millones de dólares a la ciudad. Hay unos dos mil talleres, 400 actos culturales, entre ellos 100 espectáculos musicales, 40 obras de teatro y casi un centenar de exposiciones. En el campamento intercontinental de la juventud hay unos 27 mil jóvenes de todo el planeta, divididos en 22 “barrios”, mientras que en el centro de prensa se mueven unos seis mil periodistas acreditados desde 60 países. La diversidad de idiomas, colores, ropas y gestos es increíble.

Comparándolo con la edición que se realizó en Porto Alegre en el 2003, la organización actual es mucho mejor. En primer lugar existe un programa disponible en internet desde hace varios días; muchos participantes ya tienen la versión en papel aunque por momentos las filas para obtener los materiales son interminables.  Esto ha permitido que los talleres y las demás actividades sean mucho más ordenadas y todos puedan aprovechar el tiempo de la mejor manera.

En segundo lugar la disposición de los talleres en ejes temáticos ubicados en distintas zonas de la costa del estuario del río Guaíba ha sido un acierto. En amplios espacios abiertos se han colocado carpas y tiendas de distintos tamaños que albergan cada una de las actividades. Esas construcciones livianas están ordenadas por zonas temáticas, a lo largo de los espacios abiertos sobre el estuario. Eso determina un paisaje agradable, donde el agua es un telón de fondo donde se insertan hileras de centenares de carpas blancas que se pierden de vista en las curvas de la costa. Las zonas se alinean desde la letra “A” que corresponde a los temas del “pensamiento autónomo” donde se debate sobre la apropiación y reapropiación del conocimiento, hasta la letra “K” sobre “ética, cosmovisiones y espiritualidad”. Son once temas, y en cada uno de ellos hay centenares de carpas donde están en marcha unos dos mil talleres, mesas de debates, foros, etc. Los organizadores, la ciudad y el gobierno han invertido un total estimado de más de 4 millones de dólares en estas y otras obras del foro.

En tercer lugar se han mantenido y ampliado ciertos detalles muy útiles como el servicio de buses que recorre la costa del río desde un extremo a otro, o la existencia de grandes “carpas de solidaridad” que se convierten en enormes ferias de compra y venta de toda clase de materiales (desde semillas a libros). El uso del espacio ha sido también bien pensado, y hay carpas de hasta mil personas, junto a otras para 100 o 200 personas, rodeadas por hileras de las carpas más pequeñas de 50 asistentes para la mayor parte de los talleres. El horario es duro y las actividades son muchas. Todo comienza a las 8.30 de la mañana con el primer turno de talleres; nuevas actividades se inician al mediodía y luego a media tarde. En la noche tienen lugar decenas de encuentros formales a informales sobre lo más diversos temas.

Sobre la costa del Guaíba el desfile de gente es incesante, y casi todos ellos son foristas, fácilmente inidentificables por las grandes credenciales que cuelgan del cuello o bien por los bolsos rústicos de algodón elaborados por un enjambre de organizaciones en economía solidaria. Al caer el sol todos invaden el centro de la ciudad, ocupan los bares y restaurants, reponiendo energías con alguna cerveza o disfrutando la comida “gaúcha”.

Los próximos pasos el proceso del Foro están en discusión. El Comité Internacional del FSM, que es el órgano que tiene la responsabilidad de tomar las grandes decisiones estratégicas sobre la marcha del proceso, resolvió que en 2007 el foro será en alguna ciudad de Africa; el debate sobre el próximo año fue más complejo, y se apunta a que en 2006 tendrán lugar varios foros continentales, donde en el caso de América Latina se deben presentar candidatos a sedes, aunque en los pasillos todos descartan que será en Venezuela.

E. Gudynas es analista de informacion en D3E (Desarrollo, Economía, Ecología, Equidad – America Latina). Publicado en La Insignia el 29 de enero 2005.